La consulta: golpe a la corrupción y triunfo ciudadano

Yezid García

Secretario General (e) del PTC

El domingo 26 de agosto concluyó la primera parte de un proceso que buscaba propinar un golpe contundente a la corrupción en Colombia, que solo si se tienen en cuenta los recursos públicos que se sustraen por diversos métodos criminales, llega a una cifra calculada entre cuarenta y cincuenta billones de pesos al año. Este proceso, originado en la iniciativa de la Alianza Verde de recoger firmas para solicitar una consulta popular donde la ciudadanía opinara con su voto frente a siete temas seleccionados, obtuvo 4,5 millones de firmas que lo respaldaron. El Senado de la República, pese a los pataleos y las condiciones que trató de imponer el uribismo, aprobó mayoritariamente convocar la consulta.

La consulta anticorrupción, como correctamente se le llamó, se convirtió así en bandera unitaria de todas las fuerzas políticas de oposición que encabezadas por sus más connotados dirigentes realizaron desde las presidenciales una extraordinaria campaña para movilizar a la ciudadanía y llamarla a participar en la consulta. Otras fuerzas, como los partidos que hoy se reclaman “independientes”, Cambio Radical, la U y el Partido Liberal, se sumaron al respaldo pero muy poco aportaron en la propaganda, la pedagogía y el llamado a sus bases a participar de manera entusiasta. El presidente electo Duque expresó su tímido apoyo pero se encontró con el rechazo claro de su mentor y jefe político del Centro Democrático Álvaro Uribe. Algunos mandatarios locales cumplieron con el deber de promover la participación en la consulta, pero otros, como el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, guardaron un silencio sospechoso e hicieron notoria su actitud de indiferencia.

Pese a los pronósticos pesimistas en cuanto a la amplia participación ciudadana y lograr superar el umbral del 33% del censo electoral, Colombia salió a votar contra la corrupción. La votación, según los últimos reportes, 11.671.420 sufragantes, aunque no supera el umbral requerido es un hecho histórico que sólo los corruptos y el uribismo agrio y duro podrán calificar como una derrota para los colombianos o un pasaporte de impunidad para los defraudadores del erario. Es un triunfo de los ciudadanos libres. Es un golpe muy fuerte contra los políticos corruptos pero también, y aunque los medios de comunicación y aún algunos promotores de la iniciativa no hablen de ello, contra la corrupción del sector privado, contra los responsables de los sobornos y saqueos de Odebrecht, de Reficar, de las EPS; de los responsables de que se caigan puentes y edificios y de que no lleguen las raciones escolares a los niños colombianos.

Los resultados de la consulta, como acertadamente señalaran las palabras de Marcelo Torres, “Muestran las contradictorias tendencias de la Colombia de hoy. El ascenso de la potente corriente de quienes quieren un país mejor, que repudian la corrupción… Y al tiempo, la considerable porción de la población carente de comprensión de la necesidad de movilizarse en esta y en las otras grandes luchas que pueden acabar con los males del país y labrar un futuro mejor”. Evidentemente, el gran derrotado fue el expresidente Uribe y sus más cercanas huestes, quien después de aprobar la consulta en el Senado, de frente y soterradamente se opuso y trató de sabotear el trascendental pronunciamiento ciudadano.

La lección de la consulta es la misma de las pasadas elecciones presidenciales: la posibilidad real de vencer a los enemigos de la paz y el progreso de Colombia tiene como condición indispensable la más amplia convergencia de fuerzas políticas, sociales y ciudadanas alrededor de objetivos comunes y precisos, de un programa mínimo, de un “acuerdo sobre lo fundamental”, sin sectarismos ni exclusiones.

Por nuestra parte, como Partido del Trabajo de Colombia, PTC, integrante de la Alianza Verde, estamos satisfechos del deber cumplido y enviamos nuestro abrazo fraterno a los dirigentes y activistas de todas las fuerzas políticas, sindicales, sociales, comunales y juveniles que con entusiasmo y dedicación hicieron suya esta tarea. A Claudia López, la heroína de esta emocionante jornada ciudadana, quien a diario nos dio ejemplo de trabajo y dedicación entusiasta, nuestro reconocimiento y nuestra admiración.

Respaldamos todos los esfuerzos que conduzcan a que la bancada parlamentaria de la oposición, con el respaldo político más amplio que pueda lograrse, traduzca en proyectos de ley de trámite urgente el mandato popular expresado en la consulta.

Bogotá D.C., 29 de agosto de 2018.

Contenido relacionado