Seminario Nacional del Pacto Histórico

Edición #90

La conclusión más importante es sobre la compresión de lo que significa el advenimiento de un gobierno progresista y democrático en Colombia, la importancia de lo realizado en los 100 primeros días del “mandato del cambio”, la necesidad de que el Pacto Histórico rodee al gobierno del presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Francia Márquez, el convencimiento de que el uribismo y la derecha no cejarán en el empeño de una oposición irracional encaminada a confundir a los colombianos. 

Por Yezid García Abello

El 4 de noviembre sesionó en un ambiente de fraternidad y unidad, en el Club La Aguadora en Bogotá, el Seminario Nacional del Pacto Histórico. Las deliberaciones reunieron medio centenar de delegados de organizaciones políticas y sociales y 30 miembros de la bancada parlamentaria. Se contó con la presencia del ministro del Interior Dr. Alfonso Prada, quien a nombre del gobierno nacional presentó un saludo y rindió un informe de los proyectos de ley presentados al Congreso de la República. El trabajo y la discusión política se realizó en cuatro comisiones que entregaron sus conclusiones a la sesión plenaria realizada en horas de la tarde: 1. Agenda de respaldo al gobierno 2. Frente Amplio y ruta electoral hacia el 2023 3. Bases programáticas del Pacto Histórico 4. Propuestas de organización interna y en los territorios.

La conclusión más importante es sobre la compresión de lo que significa el advenimiento de un gobierno progresista y democrático en Colombia, la importancia de lo realizado en los 100 primeros días del “mandato del cambio”, la necesidad de que el Pacto Histórico rodee al gobierno del presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Francia Márquez, el convencimiento de que el uribismo y la derecha no cejarán en el empeño de una oposición irracional encaminada a confundir a los colombianos. Y, por tanto, la convocatoria desde el Pacto, desde esta agrupación política de gobierno, de la gigantesca manifestación popular de respaldo que se celebrará el 15 de noviembre en todo el país y en la que participarán, además, la amplia mayoría de las organizaciones sociales.

Otra conclusión se refiere al compromiso de todas las fuerzas integrantes del Pacto, con personería jurídica o sin ella, de participar unitariamente en las elecciones territoriales de 2023. Se aprobó que la selección de candidatos a cargos uninominales y la elaboración de listas a las corporaciones se realice bajo el criterio de procedimientos democráticos como las consultas o las encuestas. No se trata de eliminar la posibilidad de consensos sino evitar la dictadura del bolígrafo.

En el terreno organizativo se reafirma que el Pacto Histórico está integrado por organizaciones políticas y sociales con o sin personería jurídica y, por ello, sus espacios de dirección tanto a nivel nacional como territorial, deben contar con la participación democrática e incluyente de todas las organizaciones con presencia en el respectivo nivel.

Se estableció un diálogo directo entre la Dirección Nacional del Pacto y el gobierno nacional, a través del ministro del Interior. El primer tema que se abordará, de acuerdo a la urgencia del asunto, es el proyecto de Reforma Política, donde el Pacto debe plantear al gobierno sus opiniones.

Una fraternal discusión se llevó a cabo entre los partidarios de mantener el Pacto Histórico como una coalición política de los cinco partidos con personería jurídica y la participación de las otras organizaciones políticas y sociales que carecen de ella, es decir, en la forma en la cual se participó en las pasadas elecciones, por una parte; y por otra, se llevó la propuesta de “partido unitario”, o sea, mantener el nombre de Pacto Histórico pero solicitando una personería jurídica que agrupe todas las vertientes que allí concurren. La discusión no ha terminado y en próximas reuniones el tema será objeto de análisis en la búsqueda de la alternativa más conveniente para los intereses políticos en juego.

Por nuestra parte, como Partido del Trabajo de Colombia, defendimos la segunda alternativa. Es decir, nueva personería jurídica para el conjunto del Pacto. Sin embargo, también planteamos tres consideraciones que facilitarían dirimir esta controversia: 1. Organismos de dirección amplios y democráticamente elegidos 2. Una sola personería y libertad de tendencias 3. Listas y candidatos elegidos mediante mecanismos democráticos, especialmente consultas o encuestas.

Bogotá D.C., 7 de noviembre de 2022.

Contenido relacionado