Notas regionales sobre el estado de la pandemia

La redacción de La Bagatela ha recibido informes de algunos colaboradores regionales que presentamos a nuestros lectores.

El Huila en el confinamiento

Por Edgar Gutiérrez

Dirigente social y agrario y dirigente del PTC

Pese a las vacilaciones del presidente para decretar el confinamiento o “quédese en casa” en el mes de marzo, el alcalde de Neiva y el gobernador del Huila decidieron ordenarlo en el departamento y como medida para garantizar el aprovisionamiento de comida y medicamentos implementaron el pico y cédula por día acorde al último número de cédula. Ante el desacato de una gran cantidad de personas a estas medidas, en la semana siguiente se redujo a medio día, con toque de queda los sábados y domingos. Los sectores informales e independientes han sido afectados enormemente y dentro de ellos el campesinado.

Como en todo el país los beneficiarios de ayudas en alimentos son focalizados por la DNP y los listados enviados a las alcaldías, con el inconveniente de no se tener en cuenta a los trabajadores informales, vendedores ambulantes y una cantidad de personas que se rebuscan el día a día, como tampoco a los campesinos, los cuales enviaron listados para cumplir con el confinamiento, al no tener ingresos para comer, pagar arriendo y atender otras necesidades. Por ejemplo, a Gigante le enviaron 1.600 mercados de la gobernación para aproximadamente 12.000 necesitados.

El cierre de entradas a municipios, con la prohibición del transporte intermunicipal y verdal, más el pico y cédula se convierten en una traba muy grande para que el campesino pueda sacar sus productos. Se ha tratado de resolver el transporte de los productos con vehículos del ejército y la policía, pero no es suficiente, lo que implica un mayor costo de los alimentos agrarios. El campesino está en capacidad de resolver lo concerniente a verduras, tubérculos, pero el problema de proteína no.

El sector rural tiene problemas graves para la atención de salud. Se dice que los atenderían en casa, pero sin computador, servicio de internet, ni transporte, no existe dicha atención. La mayoría no tienen celular con buen servicio, ni datos, lo que igualmente les dificulta la enseñanza de los estudiantes en casa. Es decir, sin conectividad se queda en la sola buena intención de profesores.

Todo esto indica que la situación económica del departamento va a tener grandes afectaciones. Es ahí, donde el gobierno debe resolver inmediatamente la obligatoriedad perentoria para que las EPS se pongan a paz y salvo con las IPS (clínicas y hospitales públicos), dotar la conectividad total para los cascos urbanos como la ruralidad para que los estudiantes tengan acceso a las clase virtuales, asegurar la renta mínima para las familias que por consecuencia de la pandemia y el confinamiento obligatorio quedaron sin posibilidad de generar ingresos y el transporte para que los campesinos puedan sacar sus cosechas, como tareas urgentes.

Villavicencio los presidarios en peligro de muerte

Por Jorge S. Vega

Maestro y dirigente del PTC en el Meta 

Es preocupante, por decir lo menos, aberrante e indigno la situación que se viene presentando en la cárcel de Villavicencio. El gobierno nacional ha dejado a su suerte, tanto a reclusos, como al personal de guardia y administrativos. En menos de un parpadeo, el Covid 19, colonizó el recinto carcelario de la capital del Meta, al pasar de tener un preso contagiado hace 20 días, a tener alrededor de más de 800 casos confirmados entre los reclusos, con la fatalidad que aproximadamente una decena de ellos han fallecido. Pero quienes trabajan en la prisión también se han visto devastados por la pandemia: siete personas de la guardia, cuatro administrativos, un médico y algunos de sus familiares han sido infectados por el virus. Es responsabilidad del gobierno nacional, de la dirección general del Inpec y de las autoridades competentes, que la esposa de un guardia penitenciario, una enfermera joven, haya fallecido. El alcalde de Villavicencio, ha venido manifestando públicamente ante la comunidad del municipio, los reclamos ante el presidente, pidiendo atención a la situación del penal; que no se permita el movimiento de los internos sino a un lugar seguro con todas las garantías de salubridad y seguridad para evitar mayores contagios. Mientras la ciudadanía y los mandatarios locales tratan de planear y organizar la situación, el ministerio de salud y el gobierno nacional, van en dirección contraria, permitiendo el desorden, la desinformación y el abandono estatal al sistema regional de salud pública. Mientras se hacen esfuerzos con las uñas en la contención contra el virus, el estado colombiano piensa más en la economía privada que en los derechos humanos de la población, en preservar cualquier negocio, por encima del derecho a la vida. Mientras los gobernantes locales le apuestan al fortalecimiento de la red pública hospitalaria y la recuperación de la clínica Martha para enfermos de covid, con UCIS nuevas, el ministerio de salud, entrega los recursos a las EPS que hacen operación tortuga en la atención de los usuarios. La atención y solidaridad en la entrega de ayudas a las familias más vulnerables se hace con gran esfuerzo de parte de la ciudadanía y los entes gubernamentales con el fin de sostener el confinamiento.

Toda esta situación de desorden y desinformación, ahonda la crisis humanitaria, puesto que las estadísticas en el departamento del Meta sostienen que hay 938 casos confirmados, 86 recuperados y 9 fallecidos; mientras que en Villavicencio hay más de 50 casos confirmados y la cuenta con la mayoría de fallecidos. La cárcel de Villavicencio es una bomba de tiempo, dónde no hay ley ni norma que evite el contagio. Ante este panorama oscuro, debo manifestar que la solidaridad por parte de la ciudadanía y los trabajadores ha sido enorme. En este sentido, el magisterio, junto a diferentes sectores sociales se ha manifestado con ayudas en especie y en dinero, lo que demuestra que a los trabajadores les asiste un compromiso de solidaridad, hermandad y preservación de los derechos de la población del llano.

Magangué la debacle en pandemia

Por Hugo Bello

Dirigente popular

La situación en el municipio de Magangué por la pandemia, no es distinta a la de toda Colombia. La administración municipal viene haciendo teatro con las ayudas como mercaditos, devolución del Iva y los famosos bonos que nadie sabe quién recibe. La realidad es que estas ayudas son insuficientes y el descontento se manifiesta con la desobediencia colectiva.

Magangué es una pequeña ciudad con poco empleo, con deficiente calidad de servicios públicos y una economía informal que coloca a la población en creciente riesgo y, siendo puerto, es receptor de desplazamiento humano. A pesar de las grandes necesidades de la población, está administración ha sido denunciada por dudosos manejos por valor de cien millones de pesos, solo para mencionar un solo caso. Por otro lado, la gobernación de Bolívar celebra un contrato por más de quinientos millones de pesos, en una convocatoria amañada con el sobrino del presidente de la asamblea departamental. La información confusa y desacertada sobre la afectación por parte de la alcaldía es un desastre, confirma los contagios y a los picos días se retracta. Existen denuncias contra las autoridades por permitir el ingreso de buses sin cumplir requisitos de salubridad. Ante esta situación la ciudadanía de los corregimientos ha instalado retenes para controlar esta situación riesgosa e indebida. La ciudadanía ha respaldado las medidas de aislamiento

Al presentarse una facturación de los servicios públicos domiciliarios que dobla la de los meses anteriores, el concejal Yalil Arana presentó una proposición para que la administración ayudará a los más vulnerables en el pago; ante esta propuesta los concejales que respaldan la administración se desconectaron de la cesión virtual de la reunión, saboteando y hundiendo de hecho la propuesta.

Hay reiteradas denuncias contra la administración municipal por la celebración de contratos de prestación de servicios por tiempo menor a tres meses por varios millones y por el nombramiento en la ESE municipal Río Grande de la Magdalena, de un gerente encargado por la Superintendencia de Salud que vive en Bogotá y no presta ningún servicio en esta institución en medio de la pandemia. Toda la estrategia está basada en seguir entregándole los recursos de la salud al sector privado.

Santander y la pandemia

Por Hernando Medina

Dirigente social y dirigente del PTC

Más por las costumbres conservadoras que por la acción de los mandatarios el departamento de Santander ha vivido una época de pandemia relativamente en calma. Las cifras de los informes oficiales así lo revelan. A la fecha de escribir esta nota van: 42 infectados, 36 recuperados, 3 muertos, 6 casos activos, 3722 pruebas realizadas. El proceder de los mandatarios locales al igual que el del gobernador ha sido acatar la cuarentena. Las ayudas y los beneficios económicos además de insuficientes, no han llegado a todos los sectores que lo necesitan, nada distinto de lo que ocurre en otras regiones. Sigue el gobierno nacional echando leña al fogón de la protesta social y NO es para menos que los nefastos decretos de la emergencia sanitaria solo han favorecido a los grandes monopolios empresariales dejando en el olvido a pequeños y medianos comerciantes que se sostienen de los clientes de a pie y del rebusque diario.

El espíritu conservador de esta región, hace de los pobladores de Santander personas temerosas a lo desconocido y la verdad que la avalancha mediática de terror y miedo los ha mantenido en aislamiento, que para las circunstancias ha servido de escudo protector. Con el desescalamiento de la cuarentena ya empieza a notarse sobre todo en la movilidad el regreso a la nueva "normalidad" caracterizada por los tapabocas y el distanciamiento social. Vale anotar que al igual que en el resto del país los trapos rojos en los sectores más pobres son el símbolo de la desigualdad en nuestra región.

Cómo se ha movido el covid-19 en el departamento de Sucre

Por Jaime Emiro Suárez

Dirigente sindical y dirigente del PTC

En Sucre se han presentado hasta hoy cuatro afectados por el coronavirus, uno en Sincelejo, es una joven estudiante universitaria procedente se Cartagena, y tres en el municipio de Sincé, de personas que llegaron de la capital del país. Las medidas o protocolos se han acatado, sin embargo, ante lo prolongado de la cuarentena, de más de cincuenta días, algunas familias inconformes por la poca ayuda humanitaria y apoyo económico, se han visto obligadas al riesgo de contagiarse en las calles, supermercados, supertiendas y mercados públicos, donde se ve aglomeración, sin ningún control y poca protección. Otro aspecto sobresaliente son las pocas pruebas o test que se han realizado en Sucre, un departamento con aproximadamente un millón de personas, lo que muestra, falta de seguimiento adecuado y técnico del virus, en su rápido movimiento y vertiginoso ascenso, lo que preocupa y desespera a las comunidades, produciendo protestas y bloqueos de carreteras, entradas y salidas de municipios y hasta se corregimientos. En Sampués los artesanos bloquearon la carretera troncal de occidente, ocasionando represión de vehículos por más de 5 kilómetros durante dos horas.

Sumado a lo anterior los hospitales del departamento, la mayoría en crisis, como el Universitario de Sincelejo, el de San Marcos y Nuestra Señora se las Mercedes de Corozal, donde los médicos y demás trabajadores se la sdlud se han quejado por la falta de los elementos de bioseguridad que los proteja. Reclaman se dote a estas entidades de los elementos de trabajo que se requieren para el tratamiento de esta emergencia. A los trabajadores se la salud en Corozal le adeudan seis meses de salario, lo que agrava la situación en este hospital.

El gobernador de Sucre, Héctor Olimpo Espinosa Óliver, decretó el pasado fin de semana el toque se queda, que fue muy poco acatado y manifestó que cerrará las fronteras del departamento y extremará las medidas y control a los protocolos para la entrada y salida del territorio de ser necesario.

De otro lado, la Contraloría General de la República y la Procuraduría Regional en Sucre, abrió procesos de responsabilidad fiscal y disciplinarios contra los alcaldes de Sincelejo y de Coveñas por presuntos sobrecostos en los contratos de suministro de la ayuda humanitaria por el covid19 y se han recibido quejas en el mismo sentido de otros municipios, las cuales se estudian para decidir otros procesos.

A pesar de ello, la administración seccional y las locales en cada municipio, se preparan para la normalización paulatina de la economía en el departamento de Sucre, donde los más afectados han sido los trabajadores que se ganan su sustento con el día a día.

Las organizaciones sindicales en Sucre, acogiendo las directrices de la CUT y otras centrales obreras, afinan propuestas para la efectiva protección de bioseguridad de todos los trabajadores Sucreños.

Hospitales decentes e insumos médicos URGENTES para el Amazonas #SOSAmazonas

Tomado de Change.org

En los últimos tres días los contagios por COVID-19 han aumentado en el Amazonas exponencialmente. Pasamos de 430 casos el 8 de mayo a 718 casos este 11 de mayo. El crecimiento del virus es más alto incluso que en Bogotá.

Pero aún más preocupante es la situación que se vive en Leticia, donde los hospitales no tienen las condiciones sanitarias suficientes para atender a las personas ya contagiadas con casos clínicos crónicos.

Lamentablemente, a hoy esto no es de interés nacional, pues los medios de comunicación y el gobierno en su programa diario de las tardes, no aborda a profundidad este tema y tampoco muestra evidencias del mal estado de estos hospitales.

Por ello, quiero pedir de tu ayuda firmando la petición para que el gobierno envíe recursos y suministros para mejorar las instalaciones de, no solo el hospital de Leticia, sino de los demás hospitales, en los que nuestro cuerpo médico está trabajando "con las uñas". También es URGENTE el suministro de respiradores, una planta de oxígeno, EPPs de bioseguridad e insumos médicos para atender a los pacientes positivos.

No olvidemos que en cerca de tres meses incrementan los casos de influenza y otras enfermedades respiratorias típicas de la temporada invernal y en este punto muchos de los hospitales van a ser insuficientes para cubrir tal demanda.

¡Ayudemos al Amazonas!

Firma y comparte ya esta petición para que el Gobierno Nacional envíe suministros médicos para aprovisionar a los hospitales de la región y elementos de bioseguridad para el personal de salud. #SOSAmazonas #AmazonasConCoronavirus

Firma esta petición con un solo clic:

 https://mail.yahoo.com/d/folders/1/messages/AIdfnBBwvylTXsMdhgM8INc0K1o

En Cartagena el uribismo y la mafia conspira contra el alcalde

Cartagena vive momentos difíciles, si bien se están cumpliendo con las disposiciones nacionales de la cuarentena, se cuenta con una deficiente infraestructura hospitalaria y ha habido un aumento en el contagio del covid-19. La administración municipal hace grandes esfuerzos por enfrentar de la mejor manera este momento a pesar de su poca experiencia en el manejo de lo público, hecho que aprovecha la oposición política para crear un ambiente de zozobra en la población. El video que hemos recibido muestra esta aseveración.

Contenido relacionado