Pintores y poetas. James Llanos y Edgar Enrique Páramo Blanquicett

Presentamos dos artistas de la Colombia profunda y vital: El uno, James Llano que expresa su visión del mundo desde las artes plásticas y el otro, Edgar Páramo Blanquicett, desde la literatura quien adopta el seudónimo “Cartagena” como un homenaje de amor a su tierra natal.

Edgar Enrique Páramo Blanquicett

"Poeta Cartagena"

Edgar Enrique Páramo Blanquicett (poeta colombiano), caribeño, nacido en la heroica ciudad de Cartagena el 28 de diciembre de 1965. Adopta el seudónimo “Cartagena” en 1978 a su llegada a la capital de la República como un homenaje de amor a su tierra natal. En remembranza a sus vivencias y a sus sueños infantiles publica Olor a mar, en el 2006, donde describe los paisajes y colores marinos de su preciado corralito. Enamorado de la vida y reconociendo la virtud de la mujer como fuente inspiradora, escribe Color de miel, en el 2009, plasmando su romanticismo. Motivado por la aceptación manifestada por sus lectores decide publicar Con mis ojos te cantaría, en el 2010. En este nuevo trabajo despliega su romance con el amor, e involucra un grupo de invitados quienes con sus versos realzan esta obra. El maestro Fernando Soto Aparicio apoya con un poema de su autoría y una dedicatoria especial, augurando los mayores éxitos en esta trayectoria literaria.

El autor hizo presencia en el festival de negritudes realizado en noviembre de 2009 organizado por el diario momposino en la fundación artística Jaime Álzate Avendaño con un poema alusivo a su amada Cartagena (A mi heroica Cartagena), donde plasma todo el amorío que vierte de su espíritu inquieto. En ese mismo mes participa en el salón comunal Colonia oriental con otros artistas en un homenaje al afro descendiente, con varios de sus versos.

Reposa su obra en las bibliotecas Luis Ángel Arango, el congreso Nacional, Virgilio Barco, Tintal, Tunal, en la Alcaldía de Cartagena, la Casa Cultural de Galera Zamba Bolívar. Ha publicado en el periódico Ecopuente. Estuvo vinculado en la escuela de formación Artística de Puente Aranda EFAPA (2007). Participó en dos ocasiones en el Encuentro Nacional de Poetas y Escritores de Nocaima (Cundinamarca, 2008 – 2009).

James Llanos 

James Llanos Gómez, zarzaleño de nacimiento y pereirano por adopción, padre de dos maravillosos hijos Katherine y Alejandro, enamorado de Emanuel su nieto. Estudió su primaria en Buga y sus primeros pasos en el arte los hizo en la Casa de la Cultura de la ciudad señora, adquiriendo el título de Especialista en Dibujo y Pintura. Parte  a la capital colombiana y estudia en la Universidad Nacional y por las insurrecciones estudiantiles regresa a Buga y en su paso por la Perla del Otún se queda para estudiar en la UTP Licenciado en Artes Plásticas, allí comienza su periplo estudiantil, político y social, su trabajo también ha tenido expresión en las calles con intervenciones del amueblamiento urbano y otros espacios privados.

Su trabajo político comienza en Buga como colaborador construyendo acueductos barriales con su padre; en Pereira se inicia como dirigente estudiantil en la facultad de artes, la cual se tomó por 20 días con 20 estudiantes exigiendo calidad, gratuidad y cientificidad, se lanza a las calles con los sindicatos como militante del MOIR, el hoy PTC (Partido del Trabajo de Colombia), se vuelve dirigente político de la cultura y por un lapso de 4 años en el Ministerio de Cultura hace parte del Consejo Nacional de esta cartera; Especialista en Didáctica del Arte de la U los Libertadores de Bogotá, es Museólogo en Colecciones y Museógrafo de Exposiciones en convenio con la UN, U del Rosario, el Museo de Arte de Pereira y la Revista Arteria.

Es un artista activo con un taller de gráfica denominado Tirando Línea en la ciudad de Pereira, con una treintena de exposiciones colectivas y más de 20 individuales nacionales e internacionales. Actual Curador de la sala de exposición Carlos Drews Castro de la Secretaria de Cultura de Pereira y presidente del área de Artes Visuales Risaralda, con un copioso trabajo solidario con el sector cultural de la región cafetera con su proyecto COVIDTIANIDAD, en plena pandemia. 

Que no nos falte

Que no nos falte el oxígeno límpido al amar

ni la caricia suave en un tiempo infecundo,

si un poco más durara la agonía en este mundo

y la aventura de ser libres intentando soñar.

Que no nos falte el amor por más daño iracundo

ni la calma cuando hay señal cierta de perdonar,

si el corazón ronda cada hermoso despertar

con la gratitud pertinente del espíritu fecundo.

Que no nos falte sobretodo tanta dicha al andar

ni la esperanza que vuela el océano profundo;

cuanto bien hace, aunque el viento pase iracundo

en la espera codiciosa que ansía el dulce gozar.

Que no nos falte el aire con su hálito vagabundo

ni el impulso guerrero por lo menos para volar;

pero que se vaya al limbo eterno el frívolo llorar

y la bravía tristeza muera en un breve segundo.

 

Cubierto de resistencia

Con tantas armas cada vez mayor la insolencia

que no detiene su andar por más tecnología,

en la cúspide testaruda de rigurosa estrategia

donde antecede primero el poderío de violencia.

Tan allá como prospera la odisea en sinfonía

con el silencio lúgubre en la propia existencia

y en el engaño absurdo cubierto de resistencia

que no detiene su vuelo según la mitología.

Es pertinente no pedir en ruego clemencia

aunque del amor no haya suficiente antología,

total corazón no hay sino uno en la amplia geología

que llore, que palpite sincronizado y sin conciencia.

Sentir el adiós entre decepciones de apología,

es como negar del interior cualquier dolencia

y no permitir que el espíritu libere su sentencia,

ni que el universo conserve con la mente armonía.

 

Hasta tanto

Hasta tanto llegue al espíritu el amor,

tonos armónicos no perderán su equilibrio

y del mismo modo el corazón gane alivio

el umbral del sendero será esplendor.

Hasta tanto el mundo se llene de idilio

y la cobarde entonación no fomente dolor,

el precioso perfume que hay en una flor   

será colmena indiscutible de elogio.

Hasta tanto la mentira presuma de su estupor

y haga caso al recelo convertido en exilio,

el crepúsculo permanecerá siempre en suplicio

como la exclusión global bautizada con vapor.

Hasta tanto la ofensa despliegue ocio

y el vil proceder de lo malo tiña el color,

la bondad será penada entonces con temor

y la vida será otra subasta de negocio.

Contenido relacionado