Hay que crear empleo, es urgente, pero hay que acabar con el modelo neoliberal

Edición 76

Se requiere de un programa progresista, que cambie el modelo neoliberal, que tenga como objetivo el pleno empleo dentro de un ambiente de inflación controlada solamente se puede dar con nuevos partidos y autoridades nacionales y locales diferentes a las actuales. No hay que caer en la trampa del déficit fiscal y del endeudamiento del gobierno nacional, que infortunadamente muchos supuestos heterodoxos entran en ese juego, mitos neoliberales que impiden crecer y tener políticas de pleno empleo. Hoy más que nunca es una necesidad el cambio progresista y la defensa de la democracia y la paz.

Por Diego Otero Prada
Presidente de la Asociación Colombiana de Economía Crítica (Acecri)

Seguiremos con tasas altas de desempleo

Sigue alto el desempleo. La última encuesta de hogares del Dane de febrero así lo confirma. Esta es una noticia de años. Las proyecciones sobre el crecimiento económico de Colombia de 2021 a 2025 muestran que, excepto un repunte en 2021 de una tasa de crecimiento entre 4,0 y 5,0 por ciento, que la economía crecería a un ritmo promedio de 3,4 por ciento, tasa que no permiten bajar suficientemente el desempleo. Las mismas proyecciones señalan que el desempleo abierto se mantendría por encima de 12,0 por ciento. Pero no debemos seguir quejándonos de las altas tasas de desempleo y subempleo, de las iniquidades con las mujeres y los jóvenes y de la informalidad. No es hora de más lamentos sino de tomar acciones. El principal objetivo de un gobierno es el pleno empleo, lo que no ha ocurrido nunca en Colombia.

El mito del déficit fiscal

Hay que acabar con el mito del déficit fiscal tan querido de los neoliberales y que impide implementar una política de pleno empleo. El déficit fiscal no es el problema. El gobierno tiene las herramientas para llevar a cabo una política osada de gasto público y para crear un programa de empleo para todos. Los estados se pueden endeudar o emitir. Los estados no son hogares y nunca quiebran. Esto es una falsedad que han metido en la cabeza los economistas ortodoxos. Ya lo habían dicho Keynes, Abba Lerner, y ahora los postkeynesianos y los exponentes de la Teoría Monetaria Moderna.

¿Se requiere una reforma tributaria?

Están vendiendo falsamente una reforma tributaria dizque para obtener recursos para disminuir el déficit fiscal y repartir unas migajas, pero favoreciendo siempre a los ricos. Una reforma tributaria sí se requiere, pero para acabar con las inequidades que existen en que los ricos no pagan impuestos, y en que hay exenciones de todo tipo para el sector privado. No se requiere porque haya que disminuir el déficit fiscal sino porque hay que hacerla para mejorar la distribución de ingreso y riqueza.

Por otra parte, en épocas de recesión a nadie se le ocurre gravar a los estratos bajos y medianos. Ningún país en el mundo, excepto Colombia, está pensando en una reforma tributaria dizque para disminuir el déficit fiscal.

Miren a Estados Unidos, están que invierten para todo y no se preguntan si el déficit fiscal va a aumentar. Por supuesto, que al comienzo aumentará, pero cuando crezca la economía llegarán ingresos que bajarán el déficit. Hoy la prioridad es crecer para crear empleo, no es el de disminuir el déficit fiscal o la deuda pública. Es que, en época de recesión, lo que se requiere es más dinero en las personas, no quitarles recursos, y aumentar el gasto público.

Solamente nuestros neoliberales extremistas, dirigidos por el señor Carrasquilla y sus acólitos en los gremios, los centros de investigación del sistema tipo Anif y Fedesarrollo, y en los supuestos expertos de las universidades dominadas por el pensamiento único creen en que hay que hacer una reforma tributaria para obtener ingresos y disminuir el déficit fiscal.

Hay que diseñar e implementar un programa de empleo estatal

El gobierno tiene las herramientas paras crear una renta básica o, mejor, un programa de empleo financiado por el gobierno, en que se asegure empleo a todos los que lo requieran, a cambio de trabajos definidos por las autoridades como cuidado de personas, aseo de las ciudades, vigilancia y mantenimiento de parques y jardines, sembrar árboles, reforestar, y así las personas beneficiadas realicen trabajos útiles para la sociedad.

Este debe ser un programa para un nuevo Congreso y gobierno que hay que vender a los electores para derrotar al sistema en las elecciones para el Congreso de marzo de 2022 y las presidenciales de mayo. Pero se necesita gente de decisión, nada de tibios e indecisos y temerosos del establecimiento.

Todo esto es imposible con el actual gobierno y un Congreso dominado por reaccionarios de derecha y con los ortodoxos que hoy dominan al Estado, el Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial, el Banco de la República, el Departamento Nacional de Planeación, el Ministerio de Hacienda, buena parte de los centros universitarios controlados por la ortodoxia y los gremios que solamente piensan en como aumentar las tasas de ganancia de sus afiliados.

Romper con los mitos del déficit fiscal y del endeudamiento público

No va a hacer caso los que hoy gobiernan en Colombia. Un programa progresista, que cambie el modelo neoliberal, que tenga como objetivo el pleno empleo dentro de un ambiente de inflación controlada solamente se puede dar con nuevos partidos y autoridades nacionales y locales diferentes a las actuales. No hay que caer en la trampa del déficit fiscal y del endeudamiento del gobierno nacional, que infortunadamente muchos supuestos heterodoxos entran en ese juego, mitos neoliberales que impiden crecer y tener políticas de pleno empleo. Hoy más que nunca es una necesidad el cambio progresista y la defensa de la democracia y la paz.

Bogotá, 8 de abril de 2021

Contenido relacionado