Conversando con Francisco Castañeda: “Yo puedo decir que nací en la política”

Por la Redacción

“Yo puedo decir que nací en la política”

“Cuando mi mama tenía 7 u 8 meses de embarazo estaba en un paro cívico en Faca y un policía le dio un bolillazo, digamos que ese fue mi primer acercamiento directo con la política. Desde ahí en adelante de alguna forma mis padres siempre se encargaron de que estuviéramos en todos los escenarios de movilización, los paros, las reuniones, incluso recuerdo mucho una toma de un predio para vivienda llamado Cartagenita. Puedo decir que yo nací en la política”. Este es el relato de Francisco Castañeda, un joven más conocido como Pacho, veterano luchador de siempre por la causa de los menos favorecidos, que hoy aspira al concejo de Bogotá en la lista de Alianza Verde.

“Cartagenita hoy es un barrio en Faca gracias a esa invasión. La gente sin vivienda instaló carpas pero llegó la policía como a media noche y las derribó, les hecho agua a las hogueras donde estaban las ollas de la comida, golpeó a la gente, pero al otro día se volvieron a instalar todas las carpas; la lucha se desarrolló con presencia de nuestro partido siempre. Recuerdo que cada vez que había actos en plaza pública nosotros siempre estábamos allí. Yo tengo 43 años y desde que nací solo he fallado una vez a las marchas del Primero de Mayo, para mí es una satisfacción, es placentero estar ese día en la plaza”, continuó relatando Pacho, y añade: “Nosotros somos tres hermanos vinculados a la actividad política, unos en un lado, otros en otro; recuerdo nuestra participación en las campañas electorales. Una muy especial fue la de Diego Betancourt aspirando al concejo de Bogotá, hicimos un acto público en la plaza de Faca, había un ambiente muy festivo, en esa época las campañas de nuestro partido eran muy coloridas, involucraban el arte, yo me vinculé al grupo de teatro del partido de esa época, hacíamos cuadros escénicos, tenía 6 o 7 años y empecé a entender que el arte cumplía un papel político y a comprender la relación social del arte con la política”.

Mis padres fueron concejales

Recordando con aprecio y cariño a sus padres, Álvaro y Alcira, Pacho comenta su actividad: “mi papa fue 4 veces concejal de Facatativá y el líder de la organización política que era fuerte, tenía credibilidad entre la gente. Mantuvo el espacio en el concejo hasta que murió y después mi mamá también fue candidata al concejo. Yo por temas de estudio me trasladé a Bogotá, entré a la Universidad Libre en el 94, realmente yo quería seguir haciendo política en Faca, pero en la universidad por lo complejo de los tiempos, me metí de candidato al consejo de unidad académica y aunque perdimos por 15 votos, tomé la decisión de vincularme a fondo y fui por dos años vicepresidente de consejo estudiantil de la universidad”. Al indagarle por sus estudios, refiere que terminó las materias “pero no me he graduado porque me dediqué ciento por ciento a la política, me falta realmente hacer la tesis y un par de preparatorios, y ahora estoy estudiando sociología en la UNAD, e intento combinar las dos carreras para el año entrante graduarme”.

En el recorrido de su vida, Pacho narra otro período: “En el año 95 entré a trabajar en las bibliotecas de Colsubsidio donde conocí el tema de la promoción de lectura, fue la maestra Graciela Prieto quien me vinculó a los procesos de promoción de lectura, al año ya era promotor de lectura de la red de bibliotecas de Colsubsidio. En una ocasión tuve la oportunidad de hacer un reemplazo por un mes en un experimento que tenía Colsubsidio: biblioteca sobre ruedas, eran tractomulas bibliotecas que iban a barrios populares de Bogotá, me correspondió hacerlo en Patio Bonito, cuando llegábamos estaban en pleno paro cívico por la inundación, fue un escenario de lucha muy bello e importante, allí me encontré con Jorge Santos, senador en esa época. Con ese paro cívico se logró la construcción de los muros de contención del río Bogotá, la mejora de las entradas al barrio, ese fue mi primer encuentro con las luchas populares en Bogotá. Luego me trasladaron a la biblioteca de Ciudad Roma que era pública. Allí empecé a encontrarme con organizaciones culturales y me convertí en promotor cultural, participé en un censo de organizaciones culturales de barrio, en esa época existían 1.200, conocí más de 250, así empecé a hacer política en Bogotá, sin quererlo tal vez pero terminé involucrado en las reclamaciones sociales de los artistas, buscando la casa de la cultura para la localidad, y facilitando la biblioteca para las presentaciones artísticas, así dinamizamos mucho la actividad de la biblioteca y después algunas integrantes de dichas organizaciones me piden que me lance a la junta administradora local”.

Kennedy fue el escenario inicial

“Fui candidato a Edil en el 2003, en ese entonces el PTC recogió firmas para obtener personería jurídica, fueron más de 60 mil firmas en todo el país, nos dieron personería jurídica, pero hubo otra reforma política y cambió todo el sistema electoral, entonces nos lanzamos por un movimiento conjunto con otras fuerzas en la localidad. Obtuvimos 476 votos en nuestra primera aparición pública que nos permitió afianzar nuestro liderazgo en la localidad, ya la gente nos referenciaba políticamente; la campaña nuestra fue muy económica. Así nacimos en la vida pública en Kennedy en esa elección, tenía 27 años”.

Pacho continúa su narración: “Con esa experiencia, apoyamos a Diana Rodríguez a la JAL en 2007. Con ella hicimos una campaña mucho más amplia y conocimos de mejor forma cómo funcionaba la política local, ella saca la mayor votación no solo en Kennedy sino de Bogotá, 3.200 votos, allí hicimos un aporte importante. En el año 2011 todo el PTC sale a recoger firmas en Bogotá para alcaldía de Petro, el concejo de Yezid García y a la JAL en la que quedé como cabeza de lista en Kennedy, saliendo elegido con 5.200 votos”.

“En ese periodo nos fue muy bien, la gente reconocía nuestro papel en la JAL. Fue la época de la destitución de Petro y lideramos en Kennedy el proceso de resistencia, de movilización ciudadana en la defensa del gobierno de la Bogotá Humana. Con la bancada Progresista, la mayor del concejo entramos a Alianza Verde y cuando Claudia López se lanza al Senado renunciamos en la mitad de periodo a la JAL y aspiramos a la Cámara de Representantes. Obtuvimos 7.300 votos que, que obviamente no nos alcanzó pero nos quedó una experiencia muy aleccionadora y un conocimiento más profundo de Bogotá. Algo que le permite a uno las campañas políticas es realmente conocer la realidad de los barrios. Yo venía de un ejercicio muy territorial, y esa campaña me permitió ampliar la perspectiva distrital, el panorama de la ciudad y tenerlo fresco”.

El Bosque Bavaria lo componen 25.000 árboles de 80 variedades, 57 tipos de aves, 3 cuerpos de agua y los habitantes del entorno han adelantado una dura lucha por su conservación.

Una virtud de Francisco es la defensa del medio ambiente. Desde la JAL de Kennedy inició la lucha por la conservación del Bosque Bavaria, considerado el pulmón del sur occidente de Bogotá y que el alcalde Peñalosa pretende urbanizar.

Siempre con el PTC

En la trayectoria política que Pacho he narrado toca otro aspecto: “ha contado con un beneficio adicional, mi familia y yo hemos estado vinculados siempre a una organización política, el PTC, que nos ha dado una visión democrática y progresista del mundo, unas bases para poder analizar los contextos, y tener las herramientas para desenvolverse con argumentos ante cualquier situación. Esa condición me permitió relacionarme con diferentes sectores de la población, con los trabajadores, los habitantes de barrio, con las nuevas ciudadanías que es el activismo social de la defensa del medioambiente, de las personas diversas, de los animales. Ese legado es inigualable. En mi actuación en la JAL creamos el consejo local Lgtbi, y otro de protección animal, me relacioné con las luchas ambientales que son muy valiosas, en esa época defendimos el humedal de la Vaca. Adquirí otra visión de la realidad ambiental, social y de las mismas ciudadanías. Volví a la JAL con tranquilidad para no perder el espacio político, pero nos dolió mucho perder el concejo justo en estos 4 años de Peñalosa donde el tema se tensionó tanto y necesitábamos una vocería mucho más seria, responsable como la de Yezid, pero no la tuvimos. Desde la JAL hemos hecho una resistencia importante contra Peñalosa”.

“Insisto en la necesidad de juntar las fuerzas alternativas”

LB - Hay un consenso mayoritario de la ciudadanía: Bogotá pasa por un mal momento. Como candidato al concejo, ¿cómo ve la situación y cuál es su propuesta?

Lucha contra la corrupción

Yo creo que la lucha contra la corrupción es una prioridad y a pesar de que no hay grandes escándalos en Bogotá, es evidente que el solo hecho de haber desechado 135 mil millones de pesos del estudio del metro subterráneo ya es una escena de corrupción, sumado al haber echado para atrás el segundo cable de Ciudad Bolívar, al no haber hecho el regiotram y habernos condenado a un sistema colapsado como Transmilenio, hace que esos sean escenarios de corrupción. Esta administración trajo los buses más costosos de la historia de Bogotá y además contaminantes a pesar de que Peñalosa dice que son menos contaminantes, pero contaminan, estos debieron ser buses eléctricos. Si bien los temas de corrupción deben ser disciplinarios y penales, también debe haber una participación activa de la comunidad frente a la lucha contra la corrupción. Se debe legitimar el papel de la política en los territorios y luchar contra la corrupción porque en la medida que la gente se movilice y entienda que lo que se está perdiendo es de ella, como ciudadano, como pagador de impuestos, evidentemente podrá manifestarse frente a los hechos de corrupción. Mientras que la política siga estando en la lógica de la compra de votos a diestra y siniestra, o una transacción de tamales, lechona y tejas, va a ser muy difícil cambiarla, así hagamos todo lo que hagamos. Queremos trasladar el asunto a mesas de trabajo territoriales a nivel distrital, aprovechar la campaña, para eso contamos con un gran equipo de candidatos y candidatas a las JAL para poder ensanchar toda una estrategia de acompañamiento. Además están los debates de control político en el Concejo de Bogotá, que se den con la piel de la gente. Entonces creo que esa lucha contra la corrupción tiene que ver con legitimar nuevamente el papel de la política, y politizar a la gente, porque mientras que la gente no piense en la política y no la sienta y no crea en ella, todo lo que se haga en los otros escenarios va a ser muy limitado. La gran garantía de la lucha contra la corrupción en Bogotá, la gran ganancia es que Claudia sea alcaldesa. Ella es la cabeza de la consulta anticorrupción, ella se ha parado en la raya en la lucha contra los corruptos, con ella los bogotanos estarán tranquilos: no solo de que no se perderá ni un peso, sino que las obras se harán al pie de la letra.

Francisco es un activo luchador contra la corrupción. Estuvo en la plaza de Bolívar en el acto de refrendación de la consulta anticorrupción celebrado al año de la exitosa votación.

Por la seguridad

Nunca habíamos vivido una escena de inseguridad tan grande como la de hoy, están robando absolutamente en todos los barrios, en todos los espacios públicos, en el transporte público, todos los días hay escenas de robos masivos, fleteos, el tema de la inseguridad se volvió muy difícil, el 79% de los bogotanos se sienten inseguros y no es una percepción como dice Peñalosa, es una realidad de a puño. Esta inseguridad esta creada por las políticas de la administración distrital, eso también hay que decirlo, porque acabó con la inversión social para los jóvenes, y los jóvenes son siempre las principales víctimas de las estructuras criminales, que los convierten en adictos o en vendedores de drogas o en ladrones, me refiero a las estructuras del narcotráfico, a las de robo de celulares que son las más grandes, las de fleteos, las de robo de bicicletas y de apartamentos, para todo hay un gran cartel siempre que maneja todos esos espacios. En la medida en que la mirada solo sea contra el joven, lo estigmaticen y lo conviertan en un delincuente, pues evidentemente los niveles de inseguridad van a crecer, pero sin inversión social el joven se vuelve un caldo de comida fácil para estas estructuras. Este gobierno desde que llegó se ha dedicado a recortar paulatinamente la inversión social para los jóvenes, por ejemplo acabó con el subsidio de jóvenes en paz que servía para movilizarse al estudio, al trabajo y eso se acabó.

La otra gran decisión que tomo Peñalosa fue sacar los policías de los territorios y los concentró en los grandes escenarios de poder. Donde hay gente rica existe buena y copiosa presencia policial, pero en los barrios populares ya no se encuentra ni un policía. El déficit de policías sumado a la decisión política de quitar los policías de los territorios hace que los barrios populares, en donde no se habían presentado de alguna manera los fenómenos de inseguridad especialmente del hurto que se concentraban en el centro de Bogotá, hoy están disparados en todas las localidades. La única tasa que sigue reduciéndose es la de homicidios, que hace parte de una política que venia del gobierno anterior, el desarme, que por fortuna este gobierno decidió continuar.

Y el otro escenario es la inclusión de los vendedores informales en el Código de Policía, que también ha alejado a la policía de la gente, porque la gente lo que ve es un policía golpeando a un vendedor informal, a una señora, le roban la mercancía, lo suben a un camión, esas escenas son muy dolorosas y no son aceptadas socialmente porque la gente sabe que las doscientas ochenta mil personas que viven del trabajo de la calle, son familias que se ganan la vida honestamente y que no deben ser perseguidas por intentar llevar un plato de comida a su casa. Además la falta de respuesta institucional del Estado, tanto de la justicia como de las autoridades de seguridad ha hecho que la gente empiece a armarse para defenderse. Es tal vez el resultado más grave de todo esto, es crear grupos de autodefensa en los barrios promovidos, valga la pena decirlo, también por la política de la alcaldía de decir si la policía no le puede dar respuesta a ustedes, ustedes tienen que crear frentes de seguridad y el frente de seguridad sin estigmatizar todos los frentes de seguridad, algunos de ellos ya tomaron la decisión de armarse y algunos de ellos ya patrullan barrios, y de ahí a que una estructura criminal los capte, les dé armas, estamos a un paso de las Convivir y que se salga de las manos. Yo aspiro que con Claudia esto se corrija, voy a presentar un proyecto de acuerdo que cambie el tema en el Código de Policía nacional en Bogotá para sacar a los vendedores informales de las contradicciones de policía y sacar a los pequeños jíbaros. Yo creo que requerimos una gran atención social, un trabajo muy duro frente a la drogodependencia, pero estigmatizar al joven por tener una papeletica de marihuana en el bolsillo es absurdo, en esto hay que trabajar muy duro, es urgente, no podemos permitir que sigan golpeando a los vendedores de la manera tan miserable como lo están haciendo hoy. Por último le hemos pedido a la futura alcaldesa que no use el escuadrón móvil antidisturbios en el próximo gobierno para atender problemas sociales y las reclamaciones de la ciudadanía a las que tienen legítimo derecho, que han sido causadas en su mayoría por este gobierno.

Defensa del medioambiente

Peñalosa es el enemigo número uno del medioambiente. Acaba de presentar el plan de negocios (POT) al concejo de Bogotá, va acabar con la reserva Van der Hammen, con el proyecto que llama el sendero de las mariposas va deteriorar los cerros tutelares, pues poner una estructura de cemento por la mitad de los cerros es acabar con la conectividad ecosistémica, el proyecto que quiere hacer en el relleno sanitario de Doña Juana es grave e inaceptable, ya la Procuraduría le advirtió que tenía que cerrarlo, y este señor lo que hizo fue ampliar la vida útil pero además lo va a llevar hasta el Mochuelo Alto, afectando gravemente el páramo de Sumapaz. Los del Mochuelo Alto, que vienen hace muchos años luchando por el cierre del relleno, aseguran que lo que va a ocurrir allí es una tragedia. Hay que definir la mejor propuesta entre una planta termotransformadora que incinera la basura o extraer gas metano. Los habitantes del Mochuelo Alto también tienen una propuesta agropecuaria para hacer compost y crear una gran industria agropecuaria de fertilizantes orgánicos, todo eso debe ir acompañado de una atención de los operadores privados del aseo. Hay que buscar una solución de fondo y definitiva para el tratamiento y la reutilización del 100% del material que se produce en Bogotá, hay que dar un timonazo de 180 grados frente a esa política, el reciclaje.

El otro escenario que quiere dañar Peñalosa, que nosotros hemos defendido es el Bosque Bavaria de la localidad de Kennedy, el pulmón del occidente, donde quiere construir 12 mil viviendas tipo 4. Nosotros con la comunidad hemos hecho los estudios porque ni siquiera la secretaría de Ambiente tiene un inventario del Bosque Bavaria, Con la localidad estamos dando una batalla por defender los veinticinco mil árboles que hay, que no es como dice Peñalosa que es solo eucalipto, hay 80 tipos de árboles, 57 tipos de aves, 3 cuerpos de agua, un humedal, es toda una apuesta ecosistémica que nosotros queremos fortalecer. Por algo los bogotanos dicen que tienen un leñador de alcalde.

El gran centro de acopio de alimentos de Bogotá, Corabastos, situado en Kennedy acogió a Claudia y a Francisco como sus candidatos.

Movilidad

El tema de movilidad tal vez es el más espinoso que hoy tiene dividido a los sectores alternativos, yo creo que Claudia tiene la razón. Si bien es cierto que Peñalosa es el responsable que no haya metro en Bogotá, también es cierto que no depende ni de Claudia, ni de Hollman, ni de nadie que el metro se haga sino de la justicia, hoy esta demandado el metro elevado. Ellos dicen tener estudios y diseños pero creemos que efectivamente no los tienen, que ese es el remiendo de los estudios y diseños del metro subterráneo con una propuesta de metro elevado. Puede fallar a favor de Peñalosa, porque en este país a veces se presentan ese tipo de fallos, porque son fallos políticos no técnico-jurídicos. Donde ese escenario se dé y Peñalosa logre dejar amarrado y licitado el metro elevado, al próximo alcalde o alcaldesa no le quedará ninguna otra alternativa, como dijo el senador Bolívar hace unos días: de ese bus nadie se puede bajar una vez quede licitado. Si lo que queda licitado es el metro elevado lo que habrá que garantizar con nuestro papel en el concejo será acompañar la construcción de manera milimétrica para que eso no vaya a terminar siendo un desastre y un elefante blanco.

Juventud

El tema de la juventud con la perspectiva de trabajo en los jóvenes y con el abandono en que está hoy, de alguna manera va ligado al tema de la seguridad. Recientemente salió un análisis muy crudo sobre la realidad de los jóvenes en Bogotá, estamos teniendo cerca de 22 suicidios al mes de muchachos entre los 12 y los 25 años, eso es una tragedia para cualquier país, que 22 jóvenes se quiten la vida porque no tienen esperanza de ciudad, de país, ni oportunidades, ni estudio, es muy trágico. Si a eso le suman las políticas del gobierno distrital que son represivas con los jóvenes y a la vez paulatinamente les van quitando todos los escenarios donde ellos puedan de alguna manera aportarle a esta sociedad, me refiero que no hay acceso universal a la universidad, en la educación media hay un embudo gigantesco de jóvenes que llegan hasta los grados noveno y décimo pero que no se gradúan porque tienen que salir a trabajar porque sus padres perdieron el trabajo y muy seguramente terminan es vendiendo con ellos algo en la calle. Los programas y servicios sociales del Distrito para la juventud de temas de empleo son un fracaso, la mayor tasa de desempleo en Bogotá con respecto a los demás elementos poblacionales es la de los jóvenes, está en 16,5, es muy alta y evidentemente en la medida en que no haya trabajo, no hay acceso a la salud y de ahí en adelante pues se empeora la situación de los jóvenes y se crean escenarios como el que tenemos y es que 22 jóvenes se estén quitando la vida hoy en Bogotá, Hay que recomponer toda la política de juventud, nosotros creemos que lo mejor que se podría hacer es direccionar todos los recursos de juventud a una sola institución que se dedique al tema de la juventud, es crear el instituto distrital para la juventud y que lidere toda una política social para ellos. Hoy esta se supone está transversalisada en distintas instituciones, pero eso de a cunchos no se hace nada, se tiene que tener un presupuesto, unos direccionamientos y una política clara pero que este muy de la mano, muy articulada incluso con la Universidad Distrital.

Mujer

El tema de mujer es uno de los que nosotros más trabajamos en Kennedy, estamos muy ligados a las organizaciones femeninas de la localidad, allí acompañamos un ejercicio de verificación de los puntos más peligrosos para las mujeres en Bogotá y en la localidad; Kennedy tiene mil setecientos puntos pero Bogotá tiene diecinueve mil puntos peligrosos para las mujeres. A veces mejorarlos requiere de una pequeña intervención, poner un bombillo, limpiar el sitio, pero esta administración ni siquiera leyó el estudio, ni ha atendido a las organizaciones de mujeres y de ñapa acabó con los presupuestos locales para las poblaciones en general pero sobre todo con el presupuesto para mujeres, lo que hizo fue transvesalizarlos. Decirnos que el tema de las mujeres estaba transversalizado y que iba a tener presupuesto en todo lado, pero como siempre cuando se transversaliza no hay claridad, se pierde la plata no existe un presupuesto concreto para desarrollar los programas para las mujeres, especialmente en prevención de las violencias contra ellas.

La secretaría de la Mujer es inane porque aquí lo que se hizo fue aumentarle el presupuesto a la burocracia central de la secretaría, pero se disminuyó la presencia de las personas que hacían trabajo territorial y misional en los territorios que fue el mismo ejercicio que hicieron la secretaría de Integración Social acabaron con las maestras, con los gestores de territorio y concentraron fue una gran burocracia. La secretaría de la Mujer hoy no tiene presencia real en los territorios, ni acompaña las organizaciones de mujeres ni mucho menos tiene rutas efectivas para la justicia frente a abusos y violencia contra ellas, las rutas efectivas son tener simplemente unas líneas telefónicas, digamos la línea Sofía que es muy valiosa si funcionara y tuviera articulación con las comisarías de familia y con la Fiscalía General de la Nación, pero realmente la respuesta es mínima y solo hay una casa refugio para mujeres en Bogotá, que pueden ser víctimas de violencia de género y los casos son miles y las solicitudes son muchísimas, aquí se requeriría al menos que las localidades que tienen esta situación más avanzada como Ciudad Bolívar, Bosa, Kennedy, Engativá, San Cristóbal y Rafael Uribe más Santa Fe que son las que más problemas de violencia de género presentan, deberían tener una casa refugio para ellas, pero en este gobierno no fue, esperamos que en el próximo haya una respuesta mucho más efectiva, pero además también hay que empezar a cambiar la concepción machista y patriarcal de la sociedad y eso solo se puede hacer desde la educación pública, en eso llevamos una propuesta muy concreta y es crear la cátedra sobre los derechos de las mujeres desde los primeros años escolares hasta la Universidad Distrital.

El trabajo decente es la otra gran propuesta de Francisco para Bogotá, que se elimine la tercerización tan frecuente en el Distrito y que se vinculen los trabajadores a la planta oficial.  Los sindicatos del Distrito y Claudia López firmaron un compromiso por mejorar las condiciones laborales en Bogotá.

Trabajo decente

El trabajo decente es nuestra espina dorsal, vamos a exigir una estricta vigilancia sobre las empresas que tercerizan con el Distrito que es donde más se viola el trabajo decente porque si bien es cierto las OPS son una forma muy degradante de contratar, el Distrito tiene al menos algunas regulaciones y paga, pero cuando se terceriza la mano de obra y hay contratistas, a los trabajadores pueden pagarles solo la mitad del salario, o les roban las prestaciones, o simplemente no les pagan y sobre eso no hay ningún tipo de control ni vigilancia sobre todo en las alcaldías locales donde este tipo de contratos son más frecuentes. En las obras de ingeniería civil del Distrito no se revisa si lo que se les está pagando a los trabajadores es lo correcto o no, en las empresas de vigilancia nosotros hemos detectado casos de celadores con turnos hasta de 16 horas y no se les está pagando lo que corresponde. Se debe exigir una vigilancia sobre ese tipo de contratos tercerizados y por supuesto luchar para que el Distrito tenga trabajo directo, contratos formales con todas sus prestaciones, y que hagan concursos de mérito para que la gente pueda entrar a la carrera del servicio civil.

LB- ¿Claudia va a ser la próxima alcaldesa? ¿Cómo ve el debate?

Yo creo que Claudia ha dado un debate muy claro, muy concreto, ha mostrado un profundo conocimiento de la ciudad y una vocación de servicio para sus habitantes. Tiene la agenda más avanzada y el programa más ajustado a las necesidades de los bogotanos, yo creo firmemente que Claudia va a ser la primera alcaldesa de Bogotá y por eso estamos trabajando sin descanso. Ella pertenece a la corriente democrática y progresista que se levanta en Colombia y es prenda de garantía del cambio que la sociedad está experimentando. Además es una defensora a ultranza de la paz, en eso siempre hemos coincidido, y quiero aprovechar esta conversación con La Bagatela para hacer un llamado a los otros compañeros del progresismo y de los demás sectores alternativos a que enfrentemos juntos el enemigo común, que son los candidatos del clientelismo y la corrupción, los defensores del proyecto continuista de Uribe y Peñalosa en Bogotá. Nosotros tenemos simplemente que juntar todas las fuerzas alternativas para conquistar la segunda base más importante que tiene el país que es la Alcaldía Mayor de Bogotá; que si la perdemos porque en la política nada está dicho, podríamos poner en riesgo la estabilidad social y política del país. Insisto en la necesidad de juntar las fuerzas alternativas, es necesario, así se lleve una ventaja prudente en las encuestas, sería lo más adecuado, lo que le serviría a la ciudad y le serviría al país como mensaje, no esta en juego solo la Alcaldía de Bogotá sino el debate de 2022. El mensaje que demos hoy se proyectará en las elecciones presidenciales y ya sabemos qué pasa cuando perdemos, es que evidentemente hay retrocesos como los acuerdos de paz y este gobierno nacional se encargó ya de tener nueva guerrilla que habíamos acabado después de 60 años con la guerrilla más antigua del continente.

LB – Existe el antecedente del papel jugado por Yezid García en Bogotá, ¿usted, que representa la renovación de la fuerza política PTC, se siente en condición de superar el reto?

Bueno yo siempre he dicho que cuando uno entra a un relevo generacional como al que entró el PTC, es una bocanada de aire fresco para cualquier fuerza política, sin embargo, el reto es gigante porque meterse en los zapatos de Yezid es una cosa muy compleja. Yezid jugó un papel fundamental en la defensa de la Bogotá Humana y fue protagonista en la escena política en el Distrito, es reconocido por todas las fuerzas políticas como un hombre no solo generoso y solidario, es un político sin tacha, autor de debates con mucha altura y seriedad. El reto de este equipo será que a pesar de ser jóvenes, demostrar que tenemos esa capacidad política y de poner nuestro plus que es ser joven al servicio de las mismas causas que defiende Yezid García en ese proceso de renovación. Haremos lo propio en este nuevo ejercicio; la mayoría de las candidaturas locales son jóvenes, hombres y mujeres, tenemos un veterano que es Gabriel Pérez en Usaquén. Todas los candidatos conocen su localidad, son despiertos y pilos, prestos a dar la batalla política. En ese proceso tenemos muy buenos amigos, pero también tenemos candidatos propios como en Ciudad Bolívar, en Engativá y en Barrios Unidos, es juventud que emerge de la raíz del PTC y aspiramos sea esa nueva oleada que también nos impactó a nosotros de manera positiva, para poder ayudar a la transformación social de la ciudad y del país.

La campaña de Francisco recorre Bogotá, camina las calles, se reúne con la población y esta presente en los barrios

Contenido relacionado