Economía

¿Reforma fiscal solidaria o nuevo “paquete chileno”?

Al carnaval de las mentiras que ha caracterizado al gobierno de Duque, una de cuyas promesas de campaña fue “bajar impuestos y subir salarios”, se agrega su maña de disfrazar sus políticas con nombres engañosos. Así, a esta tercera reforma tributaria de su mandato, con la que pretende recaudar cerca de $30 billones en nuevos impuestos, la ha bautizado como ley de “solidaridad sostenible” o el más pomposo de “reforma social, solidaria y sostenible”. Un somero análisis demuestra que no es ni lo uno ni lo otro.

Preparar el mercado interno para ganar la guerra comercial

Salvo a los dinosaurios neoliberales a nadie debe sorprender el rumbo económico que está tomando Biden. No cabe en la cabeza de los ortodoxos de la patria uribista que la Estrella del Norte –como el adulón presidente Suárez se refirió a los Estados Unidos en 1918–, arrecie la lucha para reconstruir la industria gringa, recurriendo al peor arsenal que pueda exhibirse ante los neoliberales: el proteccionismo.

Nadie estará a salvo mientras no lo estén todos

El título de este artículo es una frase de dos ganadores del Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz y Michael Spence, y Jayati Ghost, en “Cómo evitar una recuperación global con forma de k”, (El Espectador, Bogotá, 28 de marzo de 2021). Dicha frase, independientemente del contexto en que es usada en el mencionado artículo, es de gran importancia para expresar las características que tienen los bienes públicos relacionados con la seguridad sanitaria.

¿Obstrucción a la competencia o abuso de poder dominante?

Hasta finales del siglo XX el capital, en todo el planeta, estaba disperso en muchos sectores de la producción industrial y de servicios. Bastan algunos ejemplos para mostrar la magnitud de dicha dispersión. El mundo de la música estaba movido por la industria del disco compacto, por la gran cadena de almacenes distribuidores del producto y por los productores de equipos de sonido. El mundo de la fotografía tenía una gran dinámica cuyo motor era la industria de las cámaras, los rollos y las casas fotográficas.

La batalla de los chips. Pugna por el predominio mundial en la microelectrónica

Sigue la crispación en los circuitos de la economía mundial por la escasez de semiconductores. Desde diciembre pasado, y en enero y febrero, las grandes corporaciones automovilísticas de Estados Unidos, Japón y la Unión Europea, una tras otra, han anunciado drásticas reducciones de su producción y hasta suspensión de actividades en algunas plantas. General Motors, Ford, Chrysler-Fiat, Volkswagen, Toyota Motors, Nissan, Mazda, Honda, Subaru y varias más, experimentan el impacto del muy insuficiente suministro de chips.

El conocimiento como negocio

La cantidad de información que suministramos a las empresas propietarias de las redes sociales a las que estamos inscritos, han permitido a estas multinacionales tecnológicas comercializar nuestra información y monetizar todos los datos recaudados en el mundo, pero hay algo que es de sumo cuidado y que se pasa por alto en forma permanente y es el excelente negocio, cuando se privatiza el conocimiento.